Sociedad

Niño Prodigio: descubrió un posible tratamiento para el Covid-19 y tiene solo 14 años

Anika Chebrolu tiene 14 años y ganó esta semana el concurso 3M Young Scientist Challenge por su descubrimiento: un compuesto que puede acoplarse al coronavirus, inhibiendo su capacidad para infectar a las personas

Martes 27 de Octubre de 2020

177973_1603802090.jpg

10:30 | Martes 27 de Octubre de 2020 | La Rioja, Argentina | Fenix Multiplataforma

Mientras las farmacéuticas más grandes del mundo compiten a toda velocidad para descubrir tratamientos para el nuevo coronavirus, hay una científica que desde hace meses viene trabajando en lo mismo, pero desde su habitación. Su nombre es Anika Chebrolu y tiene apenas 14 años.

Chebrolu, estudiante de primer año de la escuela secundaria Independence, en Frisco, Texas, ganó esta semana el concurso 3M Young Scientist Challenge (Desafío de Jóvenes Científicos de 3M) y un premio de 25.000 dólares por su descubrimiento: un compuesto que puede acoplarse al coronavirus, inhibiendo su capacidad para infectar a las personas. Después de vencer a otros nueve finalistas -cuyos proyectos iban desde un guante robótico hasta un dispositivo que detecta partículas invisibles en el agua-, Chebrolu quedó posicionada como la joven científica más importante de Estados Unidos.

La adolescente empezó a trabajar en su proyecto el año pasado, cuando cursaba el último grado de la escuela primaria, y su objetivo inicial era encontrar tratamiento para el virus de la gripe. Pero entonces llegó la pandemia, y su mentor, el científico corporativo de 3M, Mahfuza Ali, le imprimió un cambio de rumbo a la investigación, para enfocarse en el nuevo coronvirus. Ahora Chebrolu terminó su investigación y espera poder contactarse con virólogos y desarrolladores de fármacos, para que su hallazgo sea desarrollado en forma de una droga antiviral.

Con más de 220.000 estadounidenses muertos a causa de la Covid-19, encontrar tratamientos viables resulta crucial. El jueves, el remdesivir, un medicamento que inhibe la replicación del virus, se convirtió en la primera droga aprobada plenamente por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos para tratar la Covid-19.

Pudimos entrevistar a Chebrolu pocos días después de que se enterara del premio que la convierte en la joven científica del año.

-Felicitaciones por el premio. Debés estar muy emocionada. ¿Cómo fue para vos la semana pasada?

Muy ocupada con entrevistas y todo eso. Es todo muy emocionante por donde se lo mire.

-¿O sea que durante el día vas a la escuela y después te ocupas de todo los demás?

Sí, pero la escuela es virtual, y eso facilita bastante las cosas, porque no hay que desplazarse ni nada de eso.

-Genial. Bueno, me emociona estar hablando con vos, pero no sé demasiado de ciencia ni de las implicancias de tu descubrimiento. ¿Cómo les explicarías lo que descubriste a tus compañeros de clase, o a personas como yo?

Es así, logré desarrollar un posible antiviral para la infección por Covid-19. En una base de datos de millones de compuestos, encontré una molécula que puede unirse a esas "púas" características de la proteína del virus SARS-CoV-2, y cambiar su forma. Y al cambiar la forma de esas púas, evita que el virus infecte las células. O sea que básicamente inhibe la infectividad del virus en las células humanas.

-Es muy impresionante, si pensamos que hay grandes empresas y científicos de alto nivel trabajando en lo mismo. ¿Por qué era tan importante para vos trabajar en esto?

Bueno, obviamente, la pandemia nos cambió la vida a todos. Estamos en cuarentena, y hay que quedarse en casa, y tenemos ese miedo constante al contagio, propio o de un ser querido. Y sabemos que hay científicos de todo el mundo compitiendo para desarrollar vacunas contra el virus y sus posibles secuelas. Me parece justificado que todo el mundo esté dando lo mejor de sí mismo. Mi intento no es el único que usa esa metodología para impedir la replicación del virus y puede parecer una gota de agua en el océano, pero viene a sumarse a todos esos otros esfuerzos, y por eso se vuelve bastante significativo.

-¿Cómo sobrellevaste la cuarentena y el tema de la educación online?

Al principio no podía creerlo, porque antes de que la pandemia nos golpeara hacía mucho tiempo que venía investigando sobre el desarrollo de fármacos y vacunas, y sobre las pandemias. Cuando te lo ponés a pensar, es una locura lo que estamos viviendo, una experiencia única en la vida, que ocurre una sola vez en cada generación. Así que el impacto para mi fue enorme, como para el resto del mundo. Todos tratan de protegerse y de proteger a sus seres queridos, porque ninguno de nosotros ha vivido antes una pandemia.

-¿Y por qué te interesaban las pandemias ya antes de que pasara todo esto?

Todo empezó con un proyecto escolar sobre la pandemia de gripe de 1918, y a partir de eso me puse a investigar sobre el virus de la gripe. Al investigar sobre la gripe, me di cuenta de que incluso con los antivirales y con estas vacunas anuales que tenemos actualmente, en Estados Unidos sigue habiendo alrededor de 60.000 muertes por gripe al año. Me puse a pensar qué podía hacer yo con este problema, para ayudar a mitigar la mortalidad causada por la gripe.

Hice una investigación más amplia y descubrí esta metodología que usa métodos computacionales para identificar posibles antivirales contra virus e infecciones. Después de más investigación, traté de combinar mi conocimiento de la metodología y mi conocimiento del virus de la gripe para encontrar un posible antiviral contra ese virus. Mandé mi proyecto a la Feria Regional de Ciencias de Dallas y luego al Desafío de Jóvenes Científicos de 3M. Cuando me inscribí en el desafío, el coronavirus estaba en sus primeros picos, sus primeras etapas. Así que decidí cambiar de proyecto, y en colaboración con mi mentor, el doctor Mahfuza Ali, decidimos cambiar de rumbo y apuntar al virus SARS-CoV-2, porque obviamente este año ha tenido un impacto mayor que el virus de la gripe.

-¿Cuándo te empezó a interesar la ciencia? ¿Siempre supiste que te gustaba?

La ciencia empezó a interesarme desde muy chica, por mi abuelo, que era profesor de química y me invitaba a hacer toda clase de experimentos en el patio de atrás de casa. Después ese interés fue creciendo por sí solo. Y ya cuando estaba en sexto o séptimo grado, empecé a pensar qué problemas reales había en el mundo y cómo podía usar mis conocimientos en ciencias y mi pasión para resolverlos.

-Se sabe que a los niños se los suele impulsar a estudiar ciencias y que a las niñas les sugieren incursionar en algo menos difícil. Así que me pregunto cómo habrá sido navegar por el mundo de la ciencia y obtener tanto reconocimiento siendo una niña.

Honestamente, tengo la suerte de que mi familia siempre me apoyó mucho en mi pasión por la ciencia. Y sé que hay muchas chicas en el mundo que no reciben el mismo apoyo o las mismas oportunidades hacer carrera en las ciencias. Así que todas las chicas que quieren ingresar al mundo de la ciencia deben saber que no son diferentes a cualquier otra persona. Cada una es especial a su manera. Y hay que aprovechar cualquier oportunidad que se presente, porque nunca se sabe dónde te puede llevar.

-¿Quién es tu mayor inspiración en la ciencia o, más en general, en tu vida?

Probablemente mi hermano, que siempre me apoyó mucho y me impulsó a dar lo mejor de mí. De hecho, fue él quien me sugirió que me anotara para el desafío de 3M.

-¿Es mayor que vos?

Sí, tiene un año y medio más.

-¿Y a él también le gusta la ciencia?

Así es.

-Recién me hablabas de los desafíos del proyecto. ¿Cuál fue la parte más difícil del proceso?

Probablemente, la implementación de software. Trabajé con muchos softwares que eran realmente excelentes para el acoplamiento molecular, que es uno de los principios metodológicos que usé. Algunos de estos softwares eran difíciles de usar y fallaron varias veces, debido a su complejidad y a muchos factores que afectaron el resultado final. Así que investigué mucho y fracasé muchas veces, y ni siquiera sabía qué estaba causando la falla o el error.

-Acabás de empezar la secundaria, así que tengo curiosidad por saber qué esperás lograr a corto plazo, y también más adelante. ¿Cuáles son tus sueños a futuro?

Recién termino mi investigación, y ahora planeo contactarme con virólogos y especialistas para desarrollar aún más mi molécula y convertirla en un potente fármaco antiviral.

En cuanto al futuro y a mi profesión, me gustaría dedicarme a la investigación médica, porque me gusta mucho la ciencia, sobre todo la biología.

-¿Tenés algún otro consejo para las chicas interesadas en la ciencia?

A todas las chicas le digo que sigan adelante. Sigue empujando. Alimenten su curiosidad y anímense a aprovechar toda oportunidad que se presente, porque nunca se sabe.

The Washington Post

Las Más Vistas


<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA